Mejor desarrollo cerebral y académico, gracias al deporte

Los niños más deportistas rinden más académicamente

La investigación, publicada en la revista científica Neuroimage y llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Granada (UGR), forma parte de un proyecto internacional desarrollado conjuntamente por el Instituto Mixto Universitario de Deporte y Salud y el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la UGR.

El ensayo, que incluyó a 2.038 niños y adolescentes españoles de entre seis y 18 años de edad, pretendía averiguar si existe relación entre una mejor forma física de los niños y el desarrollo de su cerebro, y los estudios han determinado que sí.

Parece que los niños y adolescentes deportistas no sólo tienen una mejor condición física y mental, sino una mejor salud cerebral y mayor rendimiento académico

Los científicos han confirmado que los niños con una mejor condición física tanto aeróbica como motora tienen un mayor volúmen de materia gris en numerosas áreas del cerebro, por lo que se determina que «la condición física de los niños puede influir en su estructura cerebral, lo que a su vez puede determinar su rendimiento academico».

La capacidad cardiorrespiratoria, la fuerza muscular y la capacidad motora tienen diferentes efectos sobre el cerebro y, por lo tanto, sobre el rendimiento académico:

A este respecto se ha visto que la capacidad motora es la que más influye en el desarrollo cerebral, ya que está asociada a un aumento de la materia gris en regiones cerebrales relacionadas con el aprendizaje, la función ejecutiva y los procesos motores y visuales.

En cambio, la asociación aislada entre una mayor capacidad cardiorrespiratoria y un mayor rendimiento académico no fue tan evidente. Sin embargo, sí se ha visto que los niños y adolescentes con niveles más bajos de capacidad cardiorrespiratoria y motora tenían un rendimiento académico más bajo.

Y en cuanto a la fuerza muscular parece que no se ha encontrado una asociación independiente con el aumento del rendimiento académico.

Según la autora principal de este estudio, Irene Esteban-Cornejo:

Tener altos niveles de aptitud cardiorrespiratoria y motora puede, hasta cierto punto, reducir el riesgo de fracaso escolar. Por lo que se deben hacer esfuerzos para promover las actividades físicas para niños y adolescentes que incluyan ejercicios aeróbicos y tareas motoras para mejorar la capacidad cardiorrespiratorio y motora, mejorando así el desarrollo académico.

Cada vez surgen más estudios que hablan de las bondades del ejercicio físico en la infancia. Y es que realizar deporte no sólo previene la obesidad, el acoso escolar o el desarrollo de ciertas enfermedades, sino que es una excelente forma de mantener el cerebro activo y, tal y como hemos visto, de mejorar el rendimiento escolar.


Escuela de fútbol Base en Dos Hermanas |Copyright 2020|  Reservados todos los derechos